Por: Mariana Guzmán

 

Ayer, los Minnesota Twins  y los Orioles de Baltimore, le dieron “play” a la temporada 2018 con un maratónico encuentro de 11 entradas en el Oriole Park at Camdem Yards de la ciudad de Baltimore.

Los de casa se embolsillaron su primera victoria del año, amparados en un bambinazo de Adam Jones en la baja del inning 11 frente a Fernando Rodney que sirvió para dejar en el terreno a los Twins con pizarra 3-2.

La temporada 2018 comenzó con un duelazo de pitcheo en el Oriole Park at Camdem Yards, protagonizado por los abridores, Jake Odorizzi y Dylan Bundy. El primero, se estrenó con el uniforme mellizo y no defraudó. Concretó seis solidas entradas en donde apenas toleró par de indiscutibles, regaló dos pasaportes y ponchó a siete oropéndolas. Por el lado local, el derecho, Bundy, tiró pelota de siete innings, con cinco hits, un boleto y siete contrarios retirados por la vía del ponche.

El juego se mantuvo empatado a cero en las primeras seis entradas, pero en la baja del séptimo tramo, Baltimore picó adelante  con un triple de Caleb Joseph que trajo a la goma a Trey Mancini y Danny Valencia, con Zack Duke en la lomita.

En el noveno, los Twins llenaron las bases, dejándole la mesa servida a Robbie Grossman, quien salió en calidad de emergente por Byron Buxton y con un elevado de sacrificio empató el encuentro 2-2.

En el inning 11, Paul Molitor le dio la pelota al veterano, Fernando Rodney, quien en su estreno con los Twins, recibió un estacazo de vuelta completa de Adam Jones, que sirvió para ponerle fin al encuentro.

Además del debut de Odorizzi y Rodney, también se estrenaron con los Twins el relevista Addison Reed, y los bateadores designados, Logan Morrison y Ryan LaMarre.

Con la debacle de ayer, los Twins acumulan registro de 31 victorias por 27 derrotas en el Opening Day.

La Serie Inaugural entre Minnesota y Baltimore continua mañana en el Oriole Park, con el encuentro pautado para las 6.05 (CT) que tendrá en el morrito a Kyle Gibson por los Twins y Andrew Cashner por los Orioles.