La noche comenzó con Guacamole con mango y granada. Así fue cómo el restaurante El Nuevo Rodeo, en Minneapolis, recibió a los participantes de la velada organizada por Kickass Culture Food. El evento, llamado Soul30, busca promover la diversidad y el compañerismo a través de la comida. Eso se acompañó con un buen mezcal con rodajas de naranja.

Luego, unas sabrosas Micheladas de guayaba nos hicieron a mí y a Don Justiniano conversar, y que me hablara de su finca en Morelos.

Por alergia a los mariscos, le cedí mi Ceviche de callo de hacha con mango y aguacate, el cual le pareció muy interesante. Seguimos dialogando sobre la vida en el trópico y el trabajo, mientras comíamos unos ricos Barquitos de plátano macho con cochinilla PibilLa Margarita de nopal que le acompañó fue más que espectacular.

Cuando llegó el Filete de pescado a la Veracruzana, de la mano de una Paloma, ya habíamos entrado a hablar sobre nuestra familias, los hijos e hijas, y el amor que se les tiene. Con el Café de olla, que fue servido para complementar los Plátanos con leche condensada de coco, hablamos lo importante de ser solidarios con otros seres humano por que es lo correcto.

Se logró el propósito de unir gente a través de la comida saludable y la conversación. Nos despedimos como amigos.