Durante los últimos años hemos visto como Eduardo Escobar, jugador de los Minnesota Twins, le dedica tiempo y cariño a un proyecto muy especial, uno que va más allá del terreno de juego, uno que deja huellas imborrables en las personas que forman parte del mismo.

Dicho proyecto es la “Fundación Eduardo Escobar 5”. La Fundación fue una idea de Eduardo pero en la actualidad están involucradas varias personas,
entre ellas: su esposa Eucaris, su mamá Carmen y su cuñada Eisley.

Con Eisley tuvimos la oportunidad de conversar.
Ella, además de cuñada, es la mano derecha de Eduardo en Venezuela y encargada de coordinar todos los eventos de la Fundación.

Origen

En Venezuela existe una bonita tradición, todos los 24 de diciembre los amigos se reúnen para jugar una caimanera (jugar béisbol) y “en el 2014 Eduardo organizó la que fue su primera caimanera, ahí compartió con su gente del sector La Pica y además regaló juguetes a los niños que estaban recluidos en un Hospital del mismo sector”, declaro Eisley Álvarez.

Para Eisley fue en el 2015 cuando Eduardo arrancó con todos los
hierros este proyecto, ese año “con un poco más de organización se llevó a cabo la segunda caimanera, ese mismo año Eduardo visitó la Escuela para Niños Especiales Bael, ahí se
donaron artículos de aseo personal y material pop para los niños”.

Con la situación cada día más crítica en su natal Venezuela, Eduardo y su Fundación trabajaron duro durante el 2016. El año pasado “se celebró la tercera caimanera, donde
participó Salvador Pérez.
En el 2016, Eduardo hizo otro importante aporte a la comunidad cuando “restauró el escenario del Colegio donde el estudio y le llevó alegría a los niños con una fiesta”, comentó Eisley.

Durante estos primeros meses del 2017, la comida ha estado en primer plano y ya se han lanzado a hospitales y a la calle en par de oportunidades para repartir alimentos a los adultos, niños y adolescentes en situación precaria.

Reconocimientos

A principios de enero, Eduardo Escobar fue reconocido con el galardón Diamond Award por su destacada labor comunitaria en Venezuela y Minnesota.

El trabajo continúa…

No hay duda de la buena voluntad y el gran corazón de Eduardo Escobar y de todo su equipo de trabajo.
Con el lema “El de La Pica regala sonrisas”, Eduardo, su familia y su Fundación tienen un compromiso claro y es el de marcar una diferencia y aportar recursos, amor y valores a la sociedad.

La invitación es a seguir y apoyar este gran proyecto que hace vida en Minnesota y Venezuela.
A través de las Redes Sociales pueden ver el trabajo de Eduardo y su Fundación.

Instagram: @FundaciónEduardoEscobar5
Twitter: @FundaciónEscobar5