Desde el primer día que comenzó el cierre parcial del gobierno muchos empleados han estado ansiosos y desesperados por no tener un cheque para sus necesidades cotidianas. 

“Es una gran  cantidad de estrés”, dice la agente de la TSA Celia Hahn.

Muchos como Hahn, un empleado de TSA de 16 años, ya han pasado por dos fechas de pago sin tener fondos.

“Este es diferente. El problema que los separa parece mayor “, dice Hahn.            

Pero en el día 20 esa preocupación se convirtió en temor para muchos trabajadores federales sin un final a la vista y un día de pago para que puedan tener al final su cheque.

“Muchos empleados sufrirán después de no obtener ningún cheque”, dice Hahn.            

Hahn fue solo una de las pocas docenas de trabajadores federales que se reunieron en Hiawatha y 54th Street para protestar el jueves por la tarde.

Siendo madre soltera de dos niños de 9 años es bien cuesta arriba no obtener el cheque que necesitas para satisfacer las necesidades de la familia. 

“Tendré que tomar algunas decisiones, determinar las prioridades y  las necesidades.”, dice Hahn.

Es un dilema que miles de trabajadores federales enfrentan ahora  seguir trabajando en la posición que aman  o encontrar un nuevo trabajo con un sueldo más estable.

“Mucha gente resistirá tanto como pueda, pero sin un cheque de pago no hay mucho incentivo para quedarse”, dice Hahn.

Y cuanto más largo sea el periodo sin desembolso de cheques , mayor será el impacto. 

En Wall Street los planes  están en suspenso con compañías como Lyft, Uber, Pinterest y Slack, todas buscando ingresar al mercado. Pero no pueden hasta que termine el cierre. 

Los agricultores que se preparan para la temporada de crecimiento también a causa de este cierre les  faltan informes de cultivos federales que brindan información sobre el mercado y les ayudan a decidir qué plantar.

Los proyectos de investigación de la universidad también están en el aire. Muchos de ellos requieren aprobación federal y fondos para comenzar. 

Muchos como estos trabajadores se las arreglan por ahora pero si las semanas se convierten en meses no sabrán  lo que harán. 

“La gente ya está enviando curriculums fuera de la agencia para buscar otros trabajos, porque están preocupados”, dice Hahn. “He pasado por detenciones de cheques, pero esta vez  es diferente”.