Minnesota se convertirá en el decimoséptimo estado del país en impedir que los conductores tengan un teléfono celular mientras están detrás del volante, como parte de un esfuerzo por reducir las muertes y los accidentes causados ​​por conductores distraídos. Todo lo que falta ahora es la firma del gobernador, pero en este punto es una mera formalidad.

El jueves el Senado aprobó la versión final del proyecto de ley de manos libres por un margen bipartidista de 48 a 12. El gobernador Tim Walz podrá firmarlo el viernes por la mañana y la ley entrará en vigencia el 1 de agosto.  El republicano de Hutchinson, quien preside el Comité de Transporte del Senado, admitió que a los automovilistas les tomará un tiempo descartar un hábito telefónico que ya lleva décadas.    La nueva ley también hará que sea ilegal marcar manualmente un número de teléfono mientras el vehículo se está moviendo, o escribir direcciones en una aplicación de navegación del mapa o desplazarse por los nombres en una lista de contactos. Las personas que quieran hacerlo tendrán que salir del tráfico y estacionar sus autos de manera segura.