Rick Scott, gobernador de Florida, solicitó el miércoles al presidente Donald Trump una declaración de desastre mayor, con el fin de agilizar recursos y asistencia del Gobierno federal para los afectados por el huracán ‘Michael’.

Scott ya había solicitado a Trump una declaración de emergencia previa a la llegada de ‘Michael’ para 14 condados de Florida y el presidente la emitió el martes.