Un guardia de seguridad hispano, quien estaba desarmado, fue el primero en detectar en el Mandalay Bay Resort and Casino de Las Vegas al autor de la masacre y resultó herido cuando trató de detenerlo.

Las acciones de Jesús Campos fueron cruciales para detener la matanza, informó el sindicato Internacional de Seguridad, Policía y Bomberos de América.

Tras el inicio del tiroteo, Campos fue enviado junto a los otros guardias de seguridad a requisar cada piso. Al llegar al piso 32, detectó que la escalera tenía una barricada y tuvo que tomar el ascensor.

El hombre recibió un disparo en el muslo derecho al acercarse a la habitación del sospechoso, cuando el atacante, Stephen Paddock, le disparó a través de una puerta, dijo la policía.

A pesar de ello, Campos logró dirigir a la policía a la ubicación exacta de la suite del Paddock e incluso proporcionó una llave de hotel a los oficiales que buscaban habitaciones en el piso 32, antes de recibir atención médica.

En escuetas declaraciones a ABC News, Campos se limitó a decir que se encontraba bien y que solo “estaba haciendo mi trabajo”.

David Hickey, presidente del sindicato, señaló que Campos tenía todavía la bala en su pierna, y será sometido a cirugía más adelante para extraerla.

El sheriff del Condado de Clark, Joseph Lombardo, elogió a Campos, diciendo que ayudó a los oficiales en su búsqueda de Paddock y confirmó la descripción de los sucesos que ofreció el sindicato.

Paddock había instalado una cámara en el pasillo, al parecer para vigilar cuando los agentes que se acercaran, y tan pronto vio al guardia, disparó rondas con 200 balas.

“Es increíble” que Campos no sufriera más lesiones, dijo Lombardo. “Su valentía fue increíble”, agregó. “Él le dio a nuestros oficiales la llave para la habitación y luego continuó inspeccionando las habitaciones hasta que le ordenaron ir a buscar atención médica”.

De acuerdo con una compañera de trabajo, Liliana Rodríguez, Campos se encontraba en una patrulla de rutina dentro del hotel cuando detectó a Paddock. Rodríguez estableció una cuenta en la plataforma de recaudación GoFundme para ayudarlo en el proceso de recuperación. Ya se han recaudado más de 11 mil dólares en dos días, de una meta de 20 mil.

Paddock mató a 59 personas y provocó lesiones a unas 500 tras abrir fuego contra un concierto de música country en la explanada adyacente al hotel el pasado domingo. Ha sido la mayor masacre en la historia reciente de Estados Unidos.