La demanda presentada el viernes dice que la ciudad está infringiendo el derecho religioso de la Primera Iglesia Luterana que ayuda a personas de pocos recursos y las personas sin hogar mediante la imposición de restricciones al refugio llamado Listening House. Las restricciones incluyen limitar las horas de operación y el número de personas atendidas.

La ciudad implementó las 14 condiciones adicionales en octubre después de que los vecinos se quejaron de personas ruidosas, intoxicadas y amenazantes que iban y venían del refugio. El refugio ha estado en el sótano de la iglesia ubicada en San pablo desde el año pasado