Las empresas eléctricas y de gas de Minnesota esperan ahorrar decenas de millones de dólares en el plan fiscal que el presidente Trump promulgó el año pasado.

Las empresas de propiedad de inversores como Xcel Energy pagan una tasa impositiva corporativa más baja en virtud de la nueva ley. Pero debido a que los servicios eléctricos son monopolios regulados, también se regula cómo se gastan los impuestos.

Cada uno de los servicios públicos reconoce que los clientes deben beneficiarse de esos ahorros. Algunos legisladores quieren que se envíen cheques de reembolso a los clientes, pero también es posible que los clientes vean ahorros en formas menos directas, como aumentos de tasas futuros más pequeños.