La fuerza del potente huracán Irma disminuyó a categoría 4 con vientos de 155 millas por hora, según el último informe del Centro Nacional de Huracanes, después de golpear las islas de Turcos y Caicos el viernes de madrugada.

Cuba evacuó a los turistas de los complejos hoteleros costeros y la temible tormenta, que ha dejado un rastro de destrucción con al menos 11 muertos continuó su recorrido por el Caribe hacia Florida.

Se esperaba que Turcos y Caicos sufrieran olas de hasta 6 metros (20 pies). Las comunicaciones quedaron cortadas cuando la tormenta se abatió sobre las islas y el alcance de la devastación no estaba claro en un primer momento.

En el sur de Florida se emitieron las primeras alertas de huracán, mientras el estado se preparaba para lo que podría ser un impacto catastrófico el fin de semana. Siguiendo la estela de Irma llegaba José, que se esperaba pasara sobre algunas de las islas más afectadas por Irma.

Irma se debilitó a una tormenta de categoría 4 el viernes por la mañana, con vientos sostenidos de cerca de 250 kilómetros (155 millas) por hora, pero seguía siendo un poderoso huracán.

El meteoro pasó el jueves junto a República Dominicana y Haití y el viernes por la mañana cerca de la costa norte de Cuba. Miles de turistas fueron evacuados el jueves de los cayos de baja altitud en la costa cubana en previsión de marejadas ciclónicas que podrían llevar hasta 6 metros (20 pies) de agua de mar a tierra firme.