Justin Timberlake fue el encargado de sorprender a los aficionados durante uno de los momentos más esperados del Super Bowl, y uno de los mejores shows del medio tiempo de los ultimos años.

A mitad del espectaculo un sentido homenaje a Prince estremeció a la audiencia, asi como la ultima cancion de I can’t stop the feeling.