Un partido electrizante, grandes jugadas y un penal controvertido. La final del Mundial de Rusia tuvo todo lo que un fanático espera de un partido de este nivel. Acá, las imágenes más memorables del triunfo de Francia.

 

Todo para Francia

Mientras una lluvia torrencial caía sobre Moscú, los franceses alzaron la copa. Serán los campeones por al menos cuatro años, hasta el próximo torneo, que tendrá lugar a fines de 2022 en Qatar. Acá les contamos cómo fue ese gran partido.

 

 

Un autogol desafortunado

Mario Mandzukic (el primero desde la izquierda) no buscaba poner en apuros a su equipo, pero para su desgracia precisamente eso fue lo que hizo al meter la cabeza tras un tiro libre de Antoine Griezmann y desviar la pelota en dirección a su propio pórtico. 1-0 para Francia.

 

 

 

Perisic, imparable

Ivan Perisic (el segundo desde la derecha) levantó el ánimo de los croatas cuando igualó el marcador, apenas diez minutos después del autogol de Mandzukic. Fue el segundo partido consecutivo en que Perisic anotaba un gol que significaba el empate parcial para su escuadra.

 

 

La eterna controversia del VAR

El árbitro argentino Néstor Pitana fue convocado por los jueces videoasistentes para que revisara una polémica jugada a través del VAR y decidiera si la acción de Perisic (izquierda) era mano o no. Pitana determinó que sí lo era y determinó un penal a favor de Francia, que cobró la pena con un gol que marcó el rumbo del partido.

 

 Griezmann anota

Antoine Griezmann puso nuevamente a Francia al frente al marcar el penal cobrado por Pitana. El portero croata, Danijel Subasic, eligió el lado equivocado y la pelota ingresó mansamente a su guardería. Fue el cuarto gol del atacante francés en el campeonato, y el tercero desde los 12 pasos. Para la historia, el extraño festejo de Griezmann tras anotar.

 

 

Pogba deja su huella

Paul Pogba silenció a sus muchos críticos al aumentar la ventaja de su equipo con un calculado tiro desde media distancia. El disparo, ejecutado con su pierna menos hábil, ingresó al arco ante la feble oposición del meta croata. Se trató apenas del tercer gol de Pogba por Francia en torneos mayores, y el primero desde cuartos de final de la Eurocopa 2016.

 

 

Puño presidencial

Al presidente de Francia, Emmanuel Macron, ciertamente le gustaba el espectáculo que se estaba desarrollando ante sus ojos. Sentado en un sector VIP junto a la presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kitarovic, el jefe de la FIFA, Gianni Infantino, y el mandatario anfitrión, Vladimir Putin, Macron no disimuló su felicidad.

 

 

 

El magnífico Mbappe

Kylian Mbappe (izquierda) puso el golpe final con un ataque fulminante que coronó con un disparo desde fuera del área. Así, Francia aumentó su ventaja hasta un 4-1 casi inalcanzable. Con ese gol, el atacante de 19 años se convirtió en el jugador más joven en anotar un gol en una final de la Copa del Mundo, tras Pelé, que era aún menor cuando marcó en Suecia 1958.

 

 

Un regalo para Croacia

El arquero francés Hugo Lloris (derecha) le regaló a Croacia su segundo gol. Intentó evadir a Mario Mandzukic (izquierda) tras recibir la pelota de un compañero, pero el croata adivinó la jugada y logró mandar el balón al fondo de las mallas. Con el 4-2, Croacia se esperanzó. Pero no por mucho.

 

 

Didier De-Campeón

Los jugadores franceses alzaron a su entrenador, Didier Deschamps, apenas el triunfo era un hecho consumado. Deschamps, capitán del equipo que ganó la Copa del Mundo en 1998, se convirtió en la tercera persona en ganar el trofeo como jugador y como entrenador.