El gerente general de los Minnesota Vikings le confirmó a la prensa en una conferencia, que el corredor Adrian Peterson, a quien calificó como uno de los mejores jugadores de los Vikings de todos los tiempos, no regresará al equipo.
El movimiento parece inevitable con la firma de Latavius Murray, en un contrato por tres años y $15 millones de dólares, acuerdo que se cerró el miércoles por la noche.
Peterson, quien se ubica en la posición número 16 de la NFL, con 11,747 yardas por tierra, se convirtió en agente libre sin restricciones el 9 de marzo pasado, después de que el equipo declinó reclamar la opción de su contrato, con lo que le habrían pagado $18 millones de dólares, incluidos seis millones por un bono de roster.
Peterson cumplirá 32 años la próxima semana y jugó sólo tres partidos de la temporada pasada por un problema de meniscos. Sumó 72 acarreos para 72 yardas.
Regresó en menos de tres meses de su lesión del 18 de septiembre, para jugar contra los Colts, el 18 de diciembre. Se sentó en los dos últimos juegos de la temporada por una dolencia de aductores que sufrió en el partido de su regreso.
Los Vikingos habían dejado abierta la puerta para el regreso de Peterson -a un precio mucho más bajo-, el corredor, cuyo récord de yardas por tierra es el segundo de la NFL, detrás de Frank Gore (13,065) entre los jugadores activos, tiene habilidades limitadas como pasador.
Aún como líder de yardas en 2105, con 1,485, Peterson le ha costado a los Vikings cerca de $18,000 dólares por yarda en los tres últimos años.
Desde que se recuperó de la reconstrucción del ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda, para sumar 2,097 yardas por tierra en 2012 y ganar el trofeo de MVP de la NFL, Peterson ha desafiado la evidencia de que el rendimiento de los corredores viene a la baja a los 30 años. Ha dicho en varias ocasiones que cree que puede jugar ya entrados sus 30 años.