Apenas iban unas horas del día primero y Minneapolis ya tenía su primer asesinado. Además, sale a fumar y se congela padre de dos en St. Paul.