El nuevo congreso de mayoría republicana entró en sesiones este martes, y de inmediato los legisladores del partido comenzaron a adoptar medidas para desarticular la reforma sanitaria promulgada bajo el gobierno de Barack Obama, conocida como Obamacare.

El presidente del Comité de Presupuesto del Senado, Michael Enzi, presentó una resolución de presupuesto que incluye “instrucciones de reconciliación” que permiten al Congreso revocar el Obamacare con una simple mayoría en el Senado.

De ser aprobada, la legislación pasaría por el proceso de conciliación presupuestaria, en el cual no enfrentaría filibusterismo, como se conoce a las maniobras legislativas dilatorias.

De ser aprobada la propuesta de Enzi, los republicanos solo necesitarán el apoyo de 50 de sus 52 miembros en el Senado, y una simple mayoría en la Cámara, para aprobar una ley que derogue el Obamacare.

Pero eso no significa que toda la legislación desaparecerá. De hecho, se espera que se mantengan algunas de las regulaciones más populares, como permitir que los jóvenes de hasta 26 años se beneficien del seguro médicos de los padres e impedir que las aseguradoras rechacen cobertura médica sobre la base de una condición médica pre-existente.

Sin embargo, se espera que mediante el proceso de conciliación legislativa se eliminen los subsidios, la expansión del Medicaid, el aumento de los impuestos y la obligatoriedad de comprar cobertura médica.

Pero este proceso podría tomar años. El nuevo secretario de Salud, Tom Price, quien ha diseñado una legislación alternativa, considera un período de dos años antes de que entre en vigor para darle oportunidades a los 22 millones de personas que perderían el seguro médico.

Sin embargo, ese período podría ser incluso más largo. John Cornyn, quien es asistente de Mitch McConnell, líder de la mayoría en el senado, ha propuesto extenderlo hasta 2020.

Lo que está claro de momento es que el proceso de desmantelar el legado de Obama en materia de salud será largo, engorroso y complicado, y se espera que dé numerosos giros a lo largo del proceso legislativo.