Sin duda alguna uno de los partidos más aburridos de la copa oro. El Tri entrado en la desesperación en que nunca cayó el gol, los Jamaiquinos sin hacer nada, el marcador sin moverse y los comentaristas inspirados en otras distracciones.

Una lástima para la afición de Denver que estaba de lleno apoyando al seleccionado mexicano, los cuales no esperaban perder su dinero y dos horas de su vida en un partido así. No nos queda más que esperar al siguiente partido para saber si México pasará a la siguiente ronda.