El presidente Donald Trump aseveró el martes que las autoridades de Puerto Rico “tienen que ayudarnos más” en la respuesta a los desastres causados por el huracán María, desafiando las denuncias de que la reacción del gobierno federal ha sido débil ante el desastre.

Al salir rumbo a la isla, Trump elogió la manera en que el gobierno ha respondido, y aseguró a reporteros que “es ahora reconocido el excelente trabajo que hemos hecho” pero que “a nivel local tienen que ayudarnos más”.

Relacionado: Muchos puertorriqueños no recibirán a Trump con los brazos abiertos

Añadió el presidente: “En Texas y en Florida nos dan las más altas calificaciones y les digo algo creo que en Puerto Rico nos ha ido igual de bien y es en realidad una situación mucho más difícil”.

Según el programa el presidente estará unas cinco horas en Puerto Rico, donde se reunirá con cuerpos de rescate, funcionarios locales y algunos de los 3,4 millones de habitantes afectados cuyas vidas, según palabras del propio mandatario, han quedado “aplastadas”.

Será el cuarto periplo del presidente a una región afectada por tormentas en esta temporada de huracanes inusualmente cruel, en que partes de Texas, Florida, Luisiana y las Islas Vírgenes Estadounidenses han quedado inundadas.