En la mayor parte de la América Latina, este 10 de mayo es el día designado, oficialmente, para la celebración de las madres. La misma celebración ocurre el segundo domingo del mes de mayo en los Estados Unidos.

Es el día en el que todos recordamos de la mujer que nos ha hecho existir en este planeta, en este momento. Es el día en el que decidimos festejarla, con tal fervor, con tal intensidad, que pareciera que deseáramos obtener una disculpa por haber olvidado a nuestra madre el resto del año. Hoy, o el próximo domingo, nos esforzaremos porque nuestra madre, o la madre se nuestros hijos, se sientan plenamente consentidas, sin que tengan que mover un dedo.

El Día de las Madres se haya convertido en una fecha con carácter comercial, de promoción de consumo, en todo el mundo. Pero la celebración de las madres no es nueva. Es una característica natural de la condición humana, y que se ha manifestado en muchas culturas a lo largo de la historia.