Un helicóptero se estrelló el lunes en el techo de un rascacielos del centro de Manhattan cubierto de la lluvia, matando al piloto y provocando brevemente recuerdos del 9/11, después de un viaje errático a través del espacio aéreo más restringido de la nación. Las autoridades dijeron que no sospechaban terrorismo.

El alcalde de la ciudad de Nueva York dijo que los funcionarios estaban examinando el video de un vuelo “muy errático” antes de que el helicóptero se estrellara contra un rascacielos.

El accidente cerca de Times Square y Trump Tower sacudió el edificio AXA Equitable de 750 pies, provocó un incendio y obligó a los trabajadores de oficina a huir en los ascensores y escaleras abajo, dijeron testigos y funcionarios.

El piloto fue la única persona a bordo, y no hubo otros informes de lesiones, dijeron las autoridades.

No se supo de inmediato qué causó el choque, o por qué la Agusta A109E estaba volando en un aguacero con poca nubosidad y en el espacio aéreo estrechamente controlado del centro de Manhattan.