El ejército de Estados Unidos ha difundido un vídeo en el que asegura que se aprecia a la Guardia Revolucionaria de Irán retirando una mina lapa sin explotar de uno de los petroleros atacados ayer cerca del Estrecho de Hormuz, sugiriendo que la República Islámica trató de eliminar la evidencia de su participación en la escena. Así, EEUU acusa a Irán de ser responsable de los ataques, mientras que Teherán rechaza estar involucrado en este episodio que aviva la tensión entre Washington y Teherán.

Ayer se produjo un nuevo incidente en aguas del Golfo de Omán. En esta ocasión, dos barcos, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, fueron atacados y sus tripulaciones tuvieron que ser evacuadas mientras salían del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa iraní. Se trata del segundo incidente parecido en la zona, después de que en mayo cuatro petroleros, dos de ellos saudíes, fueron blanco de un sabotaje.