El presidente, Donald Trump, ha ordenado más medidas para evitar que los migrantes establecidos legalmente en el país tengan acceso a beneficios sociales que provee la federación, como subsidios para alimentos y seguros médicos para adultos y niños, reportaron medios nacionales.

La orden llama a los funcionarios a implementar una ley con más de 23 años de antigüedad, que no se había puesto en práctica.

Trump dio un plazo de 90 días a sus funcionarios para idear un método que obligue a los ciudadanos estadounidenses que patrocinaron a un inmigrante a pagar por la ayuda federal que éstos utilicen. Esto afectará, en particular, a los estadounidenses que patrocinaron la residencia legal de un familiar inmigrante: un padre, hijo, hermano o esposo.