La campaña especial para detectar conductores que no hagan caso de la ley de manos libres dio como resultado 1,403 citatorios aplicados en el operativo que duró del primero al 8 de agosto, y en el que intervinieron diversas corporaciones policiacas destacando a elementos en su tiempo libre a patrullar, en busca exclusivamente de personas haciendo uso del celular al manejar, o distrayéndose con cualquier otro motivo. Se estima que la reducción en muertes a lo largo de un año gracias a la aplicación de esta ley es de 4%. El costo de la sanción, en la primera ocasión es de 120 dólares mas los gastos de la corte, y a partir de la segunda son 300 más gastos.