El Juez del Condado de Dakota fijó al bar de Lakeville que ha mantenido sus puertas abiertas a pesar de la orden del Gobernador Walz, una sanción de 3 mil dólares diarios mientras se mantenga en desacato a su orden. Se trata de una multa por arriba del promedio, pero explica el impartidor de justicia que de otro modo no se tomaría en serio. La sanción es vigente a partir de hoy, por lo que, en caso de continuar abierto, por lo menos tendría que pagar 12 mil dólares toda vez que a partir del lunes, está permitido dar servicio de nuevo al interior del local. Los abogados de la propietaria dijeron que se defenderían de este veredicto.