El abogado del ex oficial de policía Thomas Lane, afirmó que el próximo 11 de septiembre solicitará que se desechen los cargos en contra de su cliente en el incidente en que murió George Floyd. El litigante afirma que la muerte no sobrevino a causa de las acciones de su defendido, sino porque el ahora occiso se tragó de manera intempestiva una dosis muy grande de enervantes con el fin de evitar ser aprehendido en su posesión. Pone como prueba las grabaciones en donde según él se puede notar como Floyd tiene unos puntos blancos en su lengua, que el abogado asume eran dos miligramos de fentanilo, y luego estos desaparecen. Una dosis de dos gramos de fentanilo es suficiente para anestesiar un elefante, y por ello asume que Floyd fue causante de su propia muerte. Habrá que esperar al examen toxicológico para saber si apoya o refuta esta teoría.