Ante la autorización para que se reanuden las actividades deportivas, tanto Minneapolis como St. Paul están ya realizando los preparativos para poner a funcionar las pistas de patinaje que se habilitan regularmente. La Ciudad de St. Paul abrirá 14 de estos centros de esparcimiento mientras que Minneapolis espera tener operando 39, ubicados en 18 parques. Informa que habrá una serie de restricciones, como observar una distancia de seis pies entre personas que no habiten el mismo núcleo familiar. Además, no habrá patines para préstamo como ocurría en otros años. St. Paul espera tener funcionando al menos tres pistas para el 31 de este mes, mientras que la Junta de Parques y Recreación de Minneapolis informa que necesita 10 días seguidos con temperaturas por debajo del punto de congelación para ello.