La alcaldesa  de New Brighton está acusado de dos cargos de DWI después de haber sido detenida este  pasado 20 de enero.

La alcaldesa  conducía a  54 millas por hora en una zona de 40 mph cuando la policía  la detuvo el domingo temprano.

El oficial que detuvo a la alcaldesa  dijo que su aliento olía a alcohol y que sus ojos estaban rojos y llorosos. La policía de New Brighton dice que la alcaldesa  falló las pruebas de sobriedad en el lugar  donde fue detenida  y una prueba de aliento preliminar mostró que su concentración de alcohol era de .17 más del doble del nivel legal para conducir.