John Ratcliffe, Director Nacional de Inteligencia, anunció que han detectado una serie de acciones perpetradas por países extranjeros, entre ellos Irán, para tratar de desestabilizar el sistema electoral de los Estados Unidos y así influir en la elección. Señaló que de alguna manera tanto Rusia como Irán, tuvieron acceso a la base de datos electoral y se enfocaron en simpatizantes del Partido Demócrata a quienes les han estado enviando correos intimidatorios amenazandolos de perseguirlos si no votan por Trump, presuntamente los correos están firmados por grupos neo fascistas, como los Proud Boys, y son enviadas a los estados clave en la elección — “aunque nuestros adversarios insistan en estos intentos de desalentar la confianza de los electores, ustedes deben saber que nuestro sistema electoral es resiliente y pueden tener la confianza de que sus votos contarán”— Anunció que buscarán imponer sanciones a todo aquel país que pretenda interferir en la elección.