La administración estatal está aún decidiendo en qué forma se puede llevar a cabo el programa anunciado por Donald Trump el 8 de agosto pasado en el que se entregarían a las personas que reciben beneficios por desempleo, 300 dólares más a la semana, tratando de compensar los 600 que dejaron de entregarse la última semana de Julio. De acuerdo a los funcionarios estatales, no quedó muy claro cómo se obtendrían y aplicarían estos fondos. Señalan que estados como Nuevo México y Missouri ya han recibido la autorización de FEMA para ello, y que incluso Arizona ya los está entregando. Esperan tener una respuesta para la siguiente semana.