En el tema de los diferentes apoyos que se han recibido a lo largo del año, diferentes especialistas consideran que los contribuyentes se pueden llevar sorpresas al momento de llevar a cabo su declaración de impuestos. Por ejemplo, los beneficios por desempleo, son gravables, y aunque los beneficiarios tienen la opción de que se retengan los impuestos federales, son bastantes quienes eligen no hacerlo. Con respecto a los gastos de trabajar desde casa, es importante tener en cuenta que los recursos usados para ello, deben ser exclusivos para la actividad declarada, por ejemplo, si usted usa la misma computadora que usan sus hijos para hacer la tarea, esta no puede ser deducida. Lo que por fortuna no es gravable, es el cheque del estimulo recibido en la primavera, ni el segundo, en caso de ser aprobado.