En el mismo tema, el actual Jefe de Policía, Brian O’Hara, criticó severamente el actuar de Chauvin, nombrándolo como cobarde y una vergüenza para la corporación, por lo que prohibió que, en lo sucesivo, el numero de placa que portaba el ahora preso, sea usado por otro elemento de la Policía de Minneapolis. A la vez, sin mencionar nombres, el mando policiaco de fue tajante con el desempeño de quienes antes ocuparon su puesto, señalando que, de haber hecho su trabajo, Chauvin habría sido detenido y cesado antes de su encuentro con Floyd.