Diez inquilinos de North Minneapolis demandaron a la ciudad por discriminación en la aplicación del código de vivienda en ese sector. Alegan que la ciudad incumple la Ley de Derechos Humanos de Minnesota y no responde adecuadamente a las violaciones del código de vivienda. La demanda busca que la ciudad haga cumplir la normativa, reconozca su incumplimiento y reembolse los costos legales de esta demanda. Señalan haber contactado en numerosas ocasiones al 311, y recibido poca respuesta. Según la demanda, las quejas de vivienda en North Minneapolis, donde la mayoría de los inquilinos son personas de color, representan una proporción exagerada. Uno de los demandantes relata la presencia de una “casa de drogas” que persistió a pesar de los informes, destacando la falta de acción de la ciudad.