En las cercanías de la tristemente celebre esquina de la 38 y Chicago, se construyó un complejo de vivienda donde estaba la histórica Iglesia Luterana Calvary. Las 41 unidades fueron arrendadas en los primeros 16 días tras la construcción, evidenciando la alta demanda. El desarrollador obtuvo financiamiento de diversas fuentes para hacer realidad este proyecto destinado a hogares con ingresos del 30% o menos del promedio en el área. La Autoridad de Vivienda Pública de Minneapolis asignó financiamiento específico a través de la Sección 8, garantizando que los inquilinos paguen solo un tercio de sus ingresos mensuales como alquiler.