En medio de la tragedia por el asesinato de Camila Gómez Ortega en Taxco, Guerrero, el titular de Seguridad del estado, Doroteo Eugenio Vázquez, ha generado controversia al responsabilizar a la madre de la niña de ocho años por no haberla vigilado adecuadamente. En una entrevista para Foro TV, el secretario de Seguridad revictimizó a la menor al señalar una “responsabilidad maternal” y una supuesta omisión por parte de la mamá de Camila. Vázquez destacó la necesidad de que los padres vigilen y guíen a sus hijos, sugiriendo que la madre de la niña no tomó las medidas de seguridad pertinentes. Además, señaló que la madre de Camila dijo que la mujer que falleció a causa de los golpes por parte de vecinos de Taxco era su amiga, pero resaltó que no son quienes para juzgar. Camila fue raptada el 27 de marzo cuando salió a jugar a casa de una amiga, pero nunca llegó. Tras tres horas de búsqueda, la madre descubrió que su hija no había llegado al destino previsto. La movilización para encontrar a Camila comenzó de inmediato. Las cámaras de video de algunos vecinos registraron a la menor corriendo hacia el domicilio de su amiga, seguida por la madre y el padre de esta última, quienes cargaban pertenencias. Posteriormente, se les observó abordar un vehículo blanco hacia los Arcos. El cuerpo sin vida de Camila fue encontrado cerca de la caseta de Zacapalco la mañana siguiente, tras un reporte al Servicio Médico Forense (SEMEFO) de Iguala sobre un cuerpo con características similares a las de la menor.