En EE. UU., alrededor del 40% de la comida nunca se consume, generando gran desperdicio y preocupación ambiental. Minneapolis desecha unas 128,000 toneladas de alimentos al año. El Consejo de la Ciudad declaró del 1 al 7 de abril como la Semana de Prevención del Desperdicio de Alimentos para crear conciencia y promover la acción. Invitan a organizar el refrigerador, designando una sección para lo que debe comerse pronto, donar lo que no se vaya a consumir y en su caso convertir en composta lo que haya excedido la fecha de caducidad, entre otras recomendaciones.