El panorama emprendedor latino está experimentando un crecimiento sin precedentes, impulsado por el apoyo gubernamental y la determinación de las comunidades latinas de prosperar en el mundo empresarial.

El presidente Biden ha destacado que cada nuevo negocio es un acto de esperanza y confianza en la economía. Bajo su liderazgo, se han presentado un récord de 16 millones de solicitudes de negocios, con un fuerte crecimiento en pequeñas empresas, especialmente entre los emprendedores latinos, cuya propiedad de negocios ha aumentado un 40% desde 2019. Este impulso se atribuye en parte a los esfuerzos del presidente para proporcionar recursos a los empresarios latinos, como el aumento del total de préstamos a empresas latinas en un 80% desde 2020. La inversión histórica también se refleja en la disminución del desempleo latino y las tasas récord de pobreza infantil latina. Los esfuerzos para eliminar las barreras de acceso han sido fundamentales, y la Administración de Pequeñas Empresas de EE. UU. informa que los préstamos federales a pequeñas empresas latinas alcanzaron un récord de $3 mil millones en 2023.

El auge del emprendimiento latino no solo es notable en Estados Unidos, sino que también ha elevado la participación general de nuevos negocios propiedad de inmigrantes, con un crecimiento del 36% en los lanzamientos en comparación con 2019, según datos de la Oficina del Censo. Además, los inmigrantes y los latinos son los más emprendedores en Estados Unidos, según un estudio de Axios. Este dinamismo empresarial contribuye significativamente a la economía estadounidense, con empresas latinas de todos los tamaños aportando $800 mil millones anuales, según el informe más reciente de Stanford Latino Entrepreneurship. El crecimiento mediano de estas empresas ha superado significativamente el de las empresas propiedad de blancos no hispanos, con un 25% frente al 9% desde 2019 hasta 2022.