Un joven de 18 años enfrenta cargos de homicidio involuntario en St. Paul después de que un amigo muriera accidentalmente cuando él manipulaba un arma. La policía inicialmente trató el caso como un suicidio, pero sospecharon cuando la historia del acusado no coincidía. Según los documentos judiciales, el joven admitió que intentaba asustar a su amigo con el arma sin darse cuenta de que estaba cargada. La víctima, de 19 años, murió después de que el acusado apretara el gatillo. El acusado permanece bajo custodia con una fianza de $1 millón y su primera comparecencia en la corte está programada para mañana.