Elementos de la Policía de Minneapolis abatieron a un hombre armado tras recibir una llamada al 911 sobre su comportamiento errático. Según el jefe de policía Brian O’Hara, el hombre no obedeció las órdenes de detenerse y soltar su arma. Los oficiales, después de múltiples advertencias, le dispararon cuando éste los amenazó con una pistola. El sospechoso fue llevado al hospital, donde fue declarado muerto. EL BCA está investigando el incidente. O’Hara afirmó que la acción de los oficiales fue justificada y legal.