Durante la pandemia, el Condado de Hennepin contrató a una compañía local para ayudar a pequeñas empresas, ofreciendoles prestamos por 65 mil dolares. La empresa, dirigida por Tezzaree El-Amin, ahora enfrenta acusaciones federales de defraudar al gobierno por $1 millón de dolares. El-Amin Champion, quien terminó su libertad supervisada en 2020 por delitos graves, fue contratado pese a su historial. En 2018, se declaró culpable de asalto en segundo grado y fue acusado de conducta sexual criminal. La investigación por fraude comenzó en 2021 y reveló que, mientras trabajaba para el condado, El-Amin Champion usó un arma para intimidar a clientes y obligarlos a firmar préstamos fraudulentos.