Aaron Rathke de Fridley fue condenado a más de 25 años de prisión el lunes por la muerte de su hijo pequeño a principios del año pasado. Según documentos judiciales, el sentenciado llevó a su hijo, Kaiden Rathke, al Departamento de Policía de Fridley el 1 de marzo de 2023, después de que el niño dejara de respirar. El niño no tenía pulso y murió en el hospital. La madre del niño afirmó que Rathke había matado a su hijo. El examinador médico del condado de Hennepin determinó que la causa de la muerte fueron múltiples lesiones por fuerza contundente y clasificó el fallecimiento como homicidio.