Un nuevo programa estatal está ayudando a los compradores de vivienda por primera vez con sus pagos iniciales. El programa está dirigido a compradores de primera generación, cuyos padres no fueron propietarios. El estado cuenta con $150 millones, esperando ayudar a 4,500 compradores. Aunque ayuda con el pago inicial, los compradores deben enfrentar las altas tasas de interés actuales, lo que incrementa los pagos mensuales. Gracias a la ayuda, los pagos mensuales pueden reducirse en varios cientos de dólares haciéndolos más alcanzables.