Las playas de Minneapolis han sido cerradas debido a que los altos niveles de agua han arrastrado E. coli a los lagos desde sus alrededores. No se han reportado enfermedades entre los nadadores, pero la junta de parques decidió cerrar las playas para monitorear proactivamente las directrices estatales. Cuando los niveles de E. coli estén dentro de las normas estatales, las playas reabrirán. Se probará la calidad del agua de los lagos de la ciudad durante todo el verano y cerrará playas si es necesario. Otras playas como la Bde Maka Ska, 32nd Street Beach y Lake Harriet North Beach, permanecen abiertas con niveles de bacterias aceptables.