Uno de los principales temores que enfrenta la comunidad inmigrante, es que al acudir por la vacuna los datos sean usados para una posible deportación, o peor aún, que las autoridades de inmigración aprovechen el lugar para realizar arrestos. Al respecto, el Departamento de Homeland Security publicó un documento la tarde de este lunes en el que aseguran, que, dadas las circunstancias, facilitaran un acceso equitativo a las vacunas por lo que, solamente en una situación muy extraordinaria, se llevaría a cabo una detención en un centro de vacunación. Reiteran que es muy importante que toda persona que resida en el país, independientemente de sus circunstancias migratorias, sea vacunada y con ello frenar el avance de esta pandemia que se estima causará por lo menos 600 mil víctimas.