Esta nueva semana inicia con números favorables en el tema de la pandemia. Son tres las personas muertas reportadas, y 564 nuevos contagios. De los fallecidos, dos habitaban en domicilios particulares y solamente uno en una residencia de larga estancia. Estos números parecen reflejar de alguna manera el avance en la campaña de vacunación, que si bien no ha alcanzado el ritmo necesario, está a punto de alcanzar las 750 mil dosis aplicadas, primero a trabajadores de primera línea en salud, y luego a adultos mayores que residen en instituciones de larga estancia, lo que justificaría el marcado descenso en cantidad de personas muertas. De hecho, de los fallecidos reportados en este inicio de semana, uno tenía poco más de 45 años, otro más de 60 y solamente uno estaba en los 90.