A pesar de los repetidos llamados de las autoridades, se calcula que varias decenas de millones de personas viajarán este fin de año para sostener reuniones con familiares. La organización AAA calcula que entre el 23 de diciembre y el 3 de enero, 85 millones de personas se desplazarán a lo largo del país, y que, de estas, una buena parte lo hará en automóvil. Esta situación preocupa a las autoridades que temen una nueva oleada de contagios con un saldo mortífero muy elevado toda vez que la vacunación en el país, apenas empieza. Ahora bien, se sabe que muchas personas viajan a México a pasar el fin de año, lo que puede suponer una crisis de dimensiones aun mayores, pues los sistemas de salud en ese país no tienen la capacidad de controlar el brote que se podría presentar al recibir a personas de estado altamente contagiados, como California. Lo más sensato este año, es quedarse en casa, para no pasar muchos años lamentando la pérdida de familiares en una situación que se hubiera podido evitar.