Bob Kroll, hasta ahora líder del Sindicato de Policías de Minneapolis, anunció que a fines de este mes dejará esta responsabilidad. Señala que su actividad laboral ha comenzado a afectar a su familia. Desde el incidente en que perdió la vida George Floyd en mayo del año pasado, Kroll ha sido señalado por cobijar a elementos de la corporación que no cumplen por completo con sus responsabilidades y varias manifestaciones se han trasladado al exterior de su propia residencia, provocando la molestia de vecinos. Kroll pensaba, según dice, retirarse en mayo de este año cuando cumpliera un cuarto de siglo en este cargo, pero prefirió adelantar por unos meses su salida y dejar la administración de la agrupación sindical en manos de Sherall Smith, vicepresidente del organismo.