El hombre de 21 años acusado de matar a 22 personas en una tienda Walmart de El Paso, Texas, el pasado 3 de agosto, se ha declarado no culpable del cargo de homicidio que se presentó en su contra en una corte de esta ciudad fronteriza.

Patrick Crusius, el hombre blanco que confesó haber tenido como objetivo a hispanos cuando comenzó a disparar en el supermercado, según la policía, entró este jueves a la sala de la corte bajo un amplio operativo de seguridad.

El fiscal Jaime Esparza de El Paso ha dicho que buscará la pena de muerte en este caso. La acusación se llevó a cabo en la sala de ceremonias de la corte, que tiene el doble de asientos que la sala regular, para poder albergar a los numerosos sobrevivientes y familiares de las víctimas que acudieron.

Crusius fue arrestado 40 minutos después del peor tiroteo contra hispanos de la historia en Estados Unidos. La policía lo detuvo a media milla del Walmart que había sido atacado y en una declaración jurada dijeron que al bajar del auto, alzó las manos  y dijo: “Soy el tirador”.