El Estado de California, el más poblado de Estados Unidos, se encuentra bajo cuarentena obligatoria e indefinida desde la medianoche de este jueves ante la crisis sanitaria provocada por la expansión mundial del coronavirus. Se trata de la primera medida de confinamiento obligatorio en un estado entero y marca la pauta de actuación para el resto del país. “Si nos critican en el futuro, que sea por habérnoslo tomado en serio”, dijo el gobernador, Gavin Newsom, al anunciar la orden que paraliza indefinidamente la primera economía de EE UU.

La orden de Newsom llegó minutos después de que el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, anunciara una medida similar en todo el condado de Los Ángeles, el más poblado de Estados Unidos con 10 millones de habitantes. El día antes había sido la región de San Francisco la primera gran conurbación del país en decretar medidas de cuarentena obligatoria para todos sus habitantes.