La semana pasada, en una de las reuniones del Concejo de la Ciudad de Minneapolis para analizar el presupuesto, la Concejal Alondra Cano propuso que se destinara medio millón de dólares a “grupos ciudadanos” encargados de la vigilancia. Dicho dinero se sustraería del presupuesto asignado a la Policía. La idea hizo eco en varios de los concejales, pero luego de que medios de comunicación y población en general preguntaran más detalles al respecto, el Concejo tomó la decisión de retirar dicha propuesta al no tener claro como aplicarla. Luego de las revueltas ocurridas a finales de mayo, varios vecinos de la Lake St. demandaron a Cano que les apoyara con recursos para pagar a los vecinos que se habían encargado de cuidar algunos de los negocios luego de que la policía no lo hiciera, en ese entonces la Concejal les dijo que tendrían que esperar unos 30 días, pero por lo que se sabe, al momento no se ha resuelto nada para su seguridad.