Un menor de 17 años es acusado de ser el autor del asesinato ocurrido la semana pasada en donde otro adolescente de la misma edad recibió un balazo en el rostro que minutos después le costaría la vida. De acuerdo al parte policiaco, una mujer reportó que una persona tocó a su puerta con la cara sangrante y desfigurada para luego caer inconsciente. Cuando llegaron las asistencias fue trasladado al hospital, pero murió. En el celular del ahora occiso se encontraron fotografías tomadas minutos antes a bordo de un auto robado, por lo que los detectives de la Policía de St. Paul siguieron esa pista y descubrieron que uno de sus cómplices le había disparado con una pistola calibre 40 mientras forcejeaban. En el auto viajaban otros menores de 15 y 16 años.