Lo que faltaba, a la ola de robos y asaltos, ahora se le puede añadir el robo de embarcaciones. La mañana de ayer domingo la Policía de Minneapolis recibió el reporte del robo de una casa flotante que había estado atracada en la parte norte de la Nicollet Island. La patrulla acuática se dirigió al lugar y localizó la embarcación unas cien yardas aguas abajo, al ordenarle al presunto pirata del Mississippi que se rindiera, éste se negó por lo que uno de los oficiales logró tomar una de las amarras y sujetarla para detener la embarcación, el sospechoso quien portaba una capucha blanca fue inmovilizado con un arma taser y arrestado por la probable comisión de robo.